Una taxista calentorra viola a un cliente en su taxi

Nuestra taxista de hoy es una de esas guarras a las que le gusta empotrarse un buen rabo de toro ibérico, y es que sabemos que al cliente que se sube en su taxi y le gusta, hará todo lo posible por seducirlo y parar en cualquier rincón para que le metan un buen pollazo entre las piernas. Sabemos de sobra que su vicio no se lo termina en años, y que tarde y temprano va a terminar siendo la reina de las folladas a sus cliente con suerte.

Comenta la pajilla