Me FOLLO a la MADRE calentorra de un amigo

Cada vez que iva a visitar a mi amigo me abría la puerta su madre, y es que el intercambio de miradas era algo que no se podía aguantar, ella me decía de un modo u otro que estaba super cachonda y que un día de estos me follaría vivo. Pues bien… el día llegó y por fin pudimos hacer buenas guarradas en su cama, y es que chupa las pollas de cojones (vaya práctica tiene la cabrona), al final me la logré follar con todo el calentón que yo tenía días atrás.

Comenta la pajilla